Visita Beurbanrunning.com en ShopMania

Recuperación Deportiva y Mental tras una Lesión

Fecha: 09/04/2019 16:18:46
Categorías: Entrenamiento , Salud para Deportistas

Indice


El pasado sábado día 29 de enero participé en el III CONGRESO INTERNACIONAL DE READAPTACIÓN Y PREVENCIÓN DE LESIONES EN LA ACTIVIDAD FÍSICA Y EL DEPORTE. I CONGRESO DE SALUD Y EJERCICIO FÍSICO. Organizado por JAM Sports en Valencia e intervendré en la mesa redonda “Return to training”, aportando mi experiencia sobre la recuperación deportiva, como deportista y entrenador.

Aprovechando esta magnífica oportunidad que se me brinda desde el comité organizador, me gustaría profundizar de alguna forma en el tratamiento psicológico y en el trabajo mental cuando recibimos la noticia y parece que nos cambia el mundo a peor ante un problema físico.

Traté de desarrollar algunas pautas de trabajo, estrategias psico-emocionales y descripción de pensamientos, para poder salir reforzado anímicamente cuando la palabra lesión se adentra, por desgracia, en nuestra vida. Está claro que nos debemos enfrentar a un parón temporal inmediato tanto a nivel funcional diario como mental, por lo que nuestro objetivo principal debe de ser actuar y pensar para no permitir que las palabras fuerza, confianza o entrega puedan pasar a un segundo plano.

La charla

Realicé un recorrido personal sobres esas fases o momentos por los que atraviesa un deportista desde que salta esa señal de alarma en nuestro organismo.  Ya sea en forma de molestia pasajera (a la que siempre hemos de hacer caso a nuestro cuerpo y ante todo parar, dejar de hacer por un momento, día o tiempo indeterminado).  Y pasando luego por la fase de la realidad de diagnóstico y firmeza en plazos de recuperación deportiva. 

Y así hasta los metros finales de este proceso, donde vemos la luz del túnel y hemos de seguir manteniendo la prudencia y cautela evitando las precipitaciones.

Mis aportaciones tendrán más que ver con la parte de trabajo y desarrollo mental, para convertir este proceso de retención física en aprendizaje y crecimiento mental e incluso personal. Una frase que siempre marcaba la parte final de nuestros planes de entrenamiento semanales era “los grandes deportistas luchan por las medallas, pero los invencibles son aquellos que se crecen ante las adversidades”.

Una afirmación que se ha quedado muy grabada y que con el paso de tantos dolores, lesiones y daños físicos, se convirtió en una de las máximas en nuestra carrera deportiva, tanto para mi hermano y alma gemela Juan Carlos, como para mí.

[tuit]los grandes deportistas luchan por las medallas, pero los invencibles son aquellos que se crecen ante las adversidades[/tuit]

Como amantes y practicantes de nuestro deporte-pasión que es el atletismo, entre ambos acumulamos diez fracturas por estres entre metatarsos, escafoides y peroneos, innumerables roturas musculares-fibrilares de gemelos y soleos, las archiconocidas fascitis plantares y alguna que otra muestra y “regalo” en forma de daño en los tendones de Aquiles.

Tras más de 25 años dedicados al entrenamiento en cuerpo y alma tratando de correr y competir lo más rápido posible en las distancias de 800 y 1500 metros lisos.

Aún así y después de toda esta clase de “aventuras y desventuras” médicas, si algo nos sigue quedando completamente intacto o más fuerte son las ganas por superarnos, por querer levantarnos tras cada caída, el saber darle la vuelta a la tortilla y convertir un mal momento en algo salvable y significativo.

Recuperarse tras una lesión deportiva

Hace tiempo aprendí que detrás de cada episodio difícil en la vida, siempre hay una experiencia más positiva.  Y que si hay algo que nunca se lesiona es la ilusión y esa debe ser la célula madre que nutra a todo nuestro organismo, que actúe como factor de crecimiento personal, que nos libere esas endorfinas y estímulos que a veces tenemos cuando entrenamos y competimos, cumpliendo objetivos y ayuda en los momentos más críticos, dejando de lado el muro de las lamentaciones para construir una muralla de carácter y personalidad más fuerte y consistente.

Fases para la Recuperación Deportiva

Vamos a abordar esas tres fases para que este artículo pueda servirnos de ayuda, a modo de salir reforzados ante una situación crítica deportiva como es una lesión, desde el punto de vista del deportista afectado, siempre y cuando todos los factores médicos, fisioterapeutas y recuperadores estén en marcha y listos para la recuperación deportiva o “Return to training”.

1ª FASE “Me he lesionado sí y voy a hacer todo lo posible por volver a estar en forma”

Esta primera fase está relacionada con la de asumir lo más rápido posible la realidad, y es donde entra en juego nuestra actitud sin ver este momento como un problema, sino como una experiencia de la que vamos a aprender. Está claro que tenemos una lesión, pero debemos concienciarnos que se ha convertido en un nuevo reto, asumiendo que es otra parte activa en nuestro deporte y que también hemos de estar entrenados mentalmente.

Además del plan estratégico médico pautado, nuestra disposición siempre debe estar con estímulos positivos teniendo la confianza y seguridad intactas, sabiendo que estamos haciendo todo lo que está al alcance de nuestro organismo para volver al lugar y estando de forma igual o mejor preparados que en el momento que tuvimos que pisar el freno durante nuestra preparación.

Esos primeros días de toma de conciencia y de poner los pies en el suelo para afrontar la realidad pueden ser de mucha ayuda para atacar este momento duro. Debemos darnos cuenta de que cuanto antes cambiemos el chip del dolor interno por no poder practicar nuestra actividad física al 100%, antes empezaremos a estar en sintonía y ánimo con el grupo de trabajo que nos rodee.

Así pues, cambiemos el “estoy lesionado” por “me estoy recuperando”, el “no puedo correr” por “voy a volver a correr” y así hemos de tratar todas esas afirmaciones algo más negativas que rondan por nuestro pensamiento con una actitud tan luchadora como nuestras ganas de volver a la pista o al asfalto o a la montaña.

2ª FASE “Un día más es un día menos”

Esta fase está por encima de marcarse tiempos de la recuperación deportiva, es sentir las sesiones médicas y de fisioterapia o trabajo físico de prevención-fortalecimiento como parte del entrenamiento diario, utilizando y haciendo nuestro el concepto “Un día más es un día menos”.

Más allá de ver tiempos lejanos, nos construiremos un presente más cercano y cada sesión la trataremos como un paso diario más en nuestro avance, haciendo más llevadero y motivador el proceso recuperador. Hemos de vernos en el día a día, las mejoras aunque sean mínimas siempre son óptimas, empezar a visualizarnos cuando estemos en pleno rendimiento para que el ánimo no decaiga y sepamos dónde queremos volver a llegar y seguimos entrenándonos para ello.

Cuando nos preparemos la mochila para el entrenamiento rehabilitador ha de ser con la misma ilusión y objetivos que cuando nos vamos a la pista o a las zonas de entrenamiento, que nuestro día a día sea lo más parecido y real al que llevaremos a cabo cuando estemos al 100% e incluso tratando de mantener los mismos hábitos alimenticios y nutricionales y rutinas de descanso, manteniendo la mente activa, ocupándola y aprovechando ese tiempo que a veces no tenemos por estar entrenando o compitiendo.

Convertiremos nuestro día en uno más recuperándonos y uno menos para volver. Habrá momentos de dudas, cambios de humor, desesperación e irascibilidad pero hemos de enfrentarnos con la mejor de nuestras sonrisas a esos baches u obstáculos que se interponen en nuestro camino, porque al fin y al cabo, de eso se trata la vida, de caer, levantarse, aprender y volverlo a intentar…

3ª FASE Resiliencia?

Y llegamos a la tercera y última fase en un proceso de recuperación deportiva ante una lesión y en la que puede aparecer para ayudar el concepto de “resiliencia”; esa capacidad para afrontar la adversidad y lograr adaptarse bien ante las tragedias, los traumas, las amenazas o el estrés severo.

Si de algo se caracteriza un buen deportista es de crecerse ante las adversidades y es por ello que, otra de las razones por la que nos enganchamos al deporte, es por su faceta terapeútica en sí y de gran ayuda psico-emocional para aplicar otras situaciones personales a todo lo vivido cuando estamos creciendo como deportistas.

La resiliencia no es algo que una persona tenga o no tenga, sino que implica una serie de conductas y formas de pensar que cualquier persona puede aprender y desarrollar. Llega el momento de ser inteligentes y plasmar todo le experimentado y evolucionado durante un proceso de dolor, tanto físico como mental, como puede llegar a ser un lesión.

Sin lugar a dudas, hemos de aprovechar toda esa base de experiencias diarias para convertirnos en resilientes y resistentes, empezar a ver la luz al final del túnel con esos primeros pasos y apoyos firmes e indoloros, que sepamos que se va a volver a conectar nuestro cronómetro sin tener ninguna duda de que lo pararemos cuando nosotros decidamos porque el fin del ciclo recuperador está terminando y toca volver con más fuerza aún si cabe.

Ha pasado el tiempo que haya sido necesario y por fin estamos entre la señal del juez de salida para dar el pistoletazo y ese último día menos tan esperado. 

Justo antes de que todo vuelva a ponerse en marcha al unísono teniendo cuerpo, corazón y cabeza totalmente alineados y en órbita para volver a despegar, respiraremos muy profundo para que ese aire nos llegue al alma, ésa que ha sido la que más ha sufrido por no poder correr y sentirse libre volando.

En ese momento podremos darnos cuenta de que nos hemos convertido en resilientes de verdad, que el proceso de lucha ha tenido recompensa y que por fin ya estamos donde queremos estar. Las dudas se quedan tan atrás que ya no caben en nuestra mochila, ahora todo debe empezar a fluir y a volver a la normalidad.

Si hemos cumplido bien los plazos y trabajado la mente de la misma forma que las zonas dañadas, junto a nuestro equipo de trabajo, seremos más fuertes y estaremos mejor preparados para disfrutar de mayor manera de todo lo bueno que nos tenga preparado el presente por el que hemos luchado.

Ya trataremos la palabra lesión como un aprendizaje más, otra lección bien aprendida para que no vuelva a ocurrir. Y en el caso de infortunio que vuelva a suceder, seguro que ya tendremos esas herramientas necesarias con estas tres fases diseñadas e instauradas en nuestro sistema operativo mental, para actuar e intervenir de la mejor manera porque si algo debemos tener muy claro y he tratado de exponer y transmitir es que…

LA ILUSIÓN NUNCA SE LESIONA CON EL FIN DE QUE NUESTRO ALMA DUELA LO MÍNIMO POSIBLE.

Recuperación total tras lesión deportiva

Añadir un comentario

Iniciar Sesión

¡Producto añadido!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y tu experiencia de compra.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.