Pequeños trucos para ser más competitivo en un triatlón

Fecha: 07/02/2019 15:45:38
Categorías: Entrenamiento

No podemos considerar el Triatlón tres deportes por separado e independientes entre sí, sino uno solo y como tal debemos entrenarlo

A estas alturas intentar definir el triatlón resulta casi innecesario

Tenemos tan a mano la información que quizá nuestra pequeña aportación sea eso, pequeña.

Pero la consideramos importante para hacer entender a muchos deportistas que, además de la técnica, también debemos trabajar la táctica.

Ésta, que bajo mi punto de vista es una distinción clave, hay deportistas que se empeñan en no entender.

Repetimos, no son tres deportes: es uno

El triatlón es ese deporte que se compone de tres modalidades deportivas diferentes o “segmentos”. No podemos considerar el Triatlón tres deportes por separado e independientes entre sí, sino uno solo.

Y como tal debemos entrenarlo, esa es la distinción clave respecto a otras disciplinas. Día tras día vemos deportistas que se empeñan en entrenar el triatlón por separado en cada especialidad.

Sin prestar atención a las cargas que van acumulando, o qué segmento les merece la pena entrenar con más ahínco para ser más eficiente en competición.

En este post trataremos de explicar, de forma muy básica, cómo aprovechar las condiciones que se dan en carrera para ahorrar energías que bien podemos necesitar en el momento clave en cada uno de los segmentos.

Con la clara intención de llegar a un final con garantías de disputar la prueba o simplemente, mejorar nuestros registros, que no es poco. Así pasaremos a intentar explicar cuál es la táctica más eficaz para intentar reservar lo máximo posible.

Esto lo haremos por segmentos, a saber:

Primer segmento

Natación. Dependerá del escenario (se puede nadar en piscina, lagos, embalses, ríos, mar…) y las características del agua con la que nos encontramos. Así las condiciones climatológicas que nos encontremos, se nadará de forma diferente.

Pero en todos para intentar no gastar en exceso, si no somos buenos nadadores, se emplea la misma táctica: “ir a pies”.

¿Qué es “ir a pies”?

Es tan literal que algunos lo considerarán hasta gracioso… Es ir detrás del nadador que me antecede aprovechándome de la estela que me va dejando.

Y que por lo tanto conlleva que mi resistencia en el medio sea menor y mi comodidad nadando más que reseñable. Pero nadar “a pies” ¿significa que siempre tenemos que “ir a pies”? ¿Qué me decís de un río o del mar donde el agua no está estancada y por tanto se encuentra en movimiento?

En entradas posteriores lo trataremos de forma más detallada porque merece un estudio diferente.

La primera conclusión a tener en cuenta es que, si no te apellidas Gómez Noya o Alarza, es básico intentar pillar unos buenos pies y que me guíen y “me lleven”.

Segundo segmento

Ciclismo. Es en el sector donde más se hace y su denominación, escuchada por todos, es “chupar rueda”.

La definición básica es la misma; ponerme detrás del triatleta que me precede en este segmento para que su estela me quite la resistencia que pueda ofrecer al viento.

Aquí la diferencia entre ir expuesto e ir cobijado tras otro, es notable. Y os dejo otra pregunta: ¿y con viento lateral? La respuesta está en la formación de los famosos “abanicos”.

También esto será menester tratarlo en otra entrada. De momento nos centraremos en las cosas obvias y fáciles para todos.

Ya tenemos dos segmentos en los que estos pequeños trucos nos posibilitan currar menos y obtener beneficios sensibles de cara al último y definitivo segmento, la carrera, que nos dará nuestra clasificación final.

Tercer segmento

Carrera a pie.

Desde mi punto de vista el segmento en el que menos beneficio puedes obtener si las condiciones de carrera y la climatología son las normales.

Sería “correr en grupo”. Ir en un grupo, con un fiera que corra unos segundos por km más rápido que tu resulta muy complicado de seguir.

Aunque te coloques tras él como una lapa, lo único que hará es romper tu ritmo y dejarte tirado. Aunque, si la diferencia en ritmo no es brutal, se puede obtener una ayuda (las famosas liebres en atletismo tratan de ayudar en ese mismo sentido). No obstante os animo a tener la sangre fría de pegaros y sufrir los km que podáis aguantar.

Ya que a veces esa constancia será la que os pueda dar la carrera de vuestra vida y/o un sprint insospechado que acabe por darte la alegría y satisfacción con la que sueñas.

Es decir, tanto en el agua como en la bici podemos decir que “ir tras” es tremendamente beneficioso, pero en carrera a pie es algo más complicado si no posees el ritmo apropiado, aunque como hemos dicho entraría en juego tu capacidad de sufrimiento y tu agonía.

Lo que se puede ganar

Y ahora os haré una pequeña estimación por experiencia propia, de la “ganancia” aproximada en cada uno de los segmentos atendiendo a condiciones ideales y menospreciando otros muchos factores (que no debería despreciar y que trataremos posteriormente).

Natación: un nadador de 1’40” en 100 mts. podría ir perfectamente a los pies de un nadador de unos 10”/15” más rápido que él, sin excesiva dificultad.

Ciclismo: aunque dependerá de tu habilidad para buscarte la rueda e ir bien arropadito, podrías ir a rueda perfectamente con cualquiera al tener una velocidad crucero de 25-30km/hora. Será muy complicado que el grupo te pueda soltar. Correr: sería el segmento más “canalla”, pero si tienes la capacidad de sufrimiento que se te supone al ser triatleta, podrás correr tras un corredor de hasta 5”/km más rápido que tú, y ya se sabe intentar “quitarle la cartera” en el sprint final.

Espero que con esta pequeña reseña podáis disfrutar más en vuestro próximo tri. JOSE ANDRÉS UCENDO ESCRIBANO Director técnico CN Gigantes/Entrenador Sup. De Triatlón

Añadir un comentario

Iniciar Sesión

¡Producto añadido!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y tu experiencia de compra.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.