Filtros

Tipo de producto

Precio

0,00 € - 290,00 €

Peso zapatilla

110 - 390

Tallas Calzado

Color

Sexo

La salud del runner. Tendón de Aquiles.

Fecha: 16/04/2019 14:25:28
Categorías: Salud para Deportistas

El tendón de Aquiles soporta grandes tensiones y por ello debes cuidarlo para ser un runner de larga distancia... y largo recorrido en el tiempo.

La tendinitis es la lesión común del tendón de Aquiles

Es un tendón que soporta grandes tensiones. Debe tener una elasticidad optima para conseguir un rendimiento en tu carrera. Para ello la hidratación y cuidados constantes son fundamentales si quieres ser un corredor de largo recorrido en el tiempo.

Síntomas

La tendinitis de Aquiles se caracteriza por un dolor agudo en la parte posterior del tendón y por lo general cerca del talón.

Si se notan “abultamientos”, crepitaciones (sensación de pisar sobre nieve) o impedimentos al moverlo en flexión y extensión, es que tienes tendinitis y esta debe ser tratada por un profesional. Cuando los músculos de gemelo y sóleo están muy cansados el tendón de Aquiles se ve obligado a soportar más carga.

Un excesivo kilometraje, trabajo de multisaltos o que los músculos no se estiren adecuadamente son las razones más obvias para que el tendón de Aquiles termine resintiéndose. Además de eso, el material juega un papel importantísimo. Una zapatilla demasiado “blanda” puede hacer trabajar al tendón por encima de sus capacidades y una pronación elevada se revelará tarde o temprano pudiendo dar problemas en el tendón.

Cuando el tendón de Aquiles se sobrecarga por tensión, se puede inflamar (tendinitis) y si esto pasa a menudo el organismo lo “protege” envolviéndolo en tejido cicatrizante que es menos flexible impidiendo la óptima función del tendón y produciendo molestia y dolor agudo.

Si no se reduce la carga de trabajo y no se trata adecuadamente el tendón podría desgarrarse o incluso terminar rompiéndose.

Prevención y tratamiento de la tendinitis

Lo primero al notar estos síntomas es dejar de correr. Aplicar hielo en la zona mientras esta está inflamada, ayudará a disminuir la misma y por lo tanto a recuperarla. Si la inflamación es muy grande será necesario tomar antiinflamatorios como aspirina o ibuprofeno.

Los masajes en la zona facilitarán la recuperación aunque son muy dolorosos. Para evitar que se reproduzca no hay que precipitarse en la vuelta a la carrera. Vuelve sólo cuando estés seguro de que tienes totalmente curada la tendinitis y no tengas nada de dolor.

En los casos en los que la lesión se ha cronificado quizá sea necesario la cirugía. Suele dar resultado aunque siempre es recomendable evitar cualquier acción sobre el tendón así que céntrate en prevenir antes que tener que curar. No obstante nuestro consejo es que siempre te pongas en manos de un profesional, fisioterapeuta o médico te dirán cuál es exactamente tu caso y podrás resolver más rápidamente y mejor.

Si eres de los que no pueden estar parados ejercítate sin necesidad de implicar al tendón como en la carrera. Los ejercicios en agua, la bicicleta o elíptica no comprometen tanto al tendón.

Te permitirán mantener la forma mientras no puedas correr. Por último no olvides realizar ejercicios de estiramiento de gemelo y sóleos, no trabajes con sobrecargas o pesos y evita trabajo en cuestas pronunciadas.

Añadir un comentario

Iniciar Sesión

¡Producto añadido!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y tu experiencia de compra.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.