La 15k Nocturna Valencia: corre bajo las estrellas

Por Alberto Navarro, Comunnity Manager en Urban Running.

El día antes

En mi primer post en Be Urban Running os voy a contar mi experiencia corriendo una carrera nocturna, la 15k Nocturna de Valencia.
Llegaba a esta carrera en no muy buena forma.  Acababa de regresar de Londres de vivir una temporada allí, y no había tenido una constancia en los entrenos.

Al llegar a Valencia todo el mundo miraba hacia el cielo. Mi IPhone marcaba tormenta para todo el día, pero tampoco confiaba mucho en sus predicciones, ya que no suele acertar mucho.

Cuando fui a recoger el dorsal ya empecé a notar esa especie de cosquilleo, nervios en el estómago previos a una carrera. Para esta carrera nos habíamos juntado unos cuantos amigos, para dos de ellos era su primera carrera y una distancia que antes no habían corrido.

Era la hora, me encontraba en el cajón de salida en la parte de la derecha, donde me gusta correr. Salía con uno de mis amigos, el resto partían desde otro cajón más atrasado.

Como en el inicio de muchas carreras populares era complicado correr bien al haber tanta gente.  No llevaba ni un kilómetro y ya había perdido a mi compañero y me tocaba correr solo o juntarme con alguien (cosa que hice un par de veces).

Es raro correr un sábado por la noche

Se me hacía extraña la carrera. Mientras iba corriendo veía a la gente sentadas en las terrazas cenando y tomándose sus gintonic, cualquier otro sábado a esas horas yo sería uno de ellos…
Después de sufrir durante varios tramos de la carrera, me acercaba a la meta y no quería entrar solo.

Escuché un pitido en un reloj, me creía que era porque me estaba dando un infarto, pero no, era porque era el último kilómetro.  Le pregunté al chico del reloj si le importaba que entrara a meta con él y me contesto que si me podía seguir el ritmo que sin problema, le contesté que no tenía prisa.

Al cruzar la meta, al poco tiempo la cruzaron el resto de mis compañeros.  Estaba contento por haber terminado, pero más por mis dos amigos que corrían por primera vez esta distancia.

Lo habíamos conseguido, terminamos los 15k y mojados pero no por la lluvia sino por el sudor, el IPhone se volvió a equivocar.

Deja un comentario