Entrenar subiendo cuestas: duro pero necesario…

Fecha: 16/04/2019 13:31:39
Categorías: Entrenamiento

Describamos la importancia, las razones y demos algunos consejos del entrenamiento con cuestas.

Sin cuestas no hay paraíso

1. Correr en terrenos con desniveles favorece un desarrollo muscular más natural y también desarrolla la importante capacidad de absorción de oxígeno.

2. Para el desarrollo y trabajo de una buena técnica de carrera, es importante el entrenamiento en terrenos con desniveles.

Si puedes correr intensa y cómodamente cuesta arriba, es obvio que tu rendimiento corriendo en una zona llana mejorará enormemente. Ya que estamos estimulando y forzando al cuerpo a correr en zonas más difíciles y se podrá alargar más cómodamente la zancada.

3. El entrenamiento en terrenos con desniveles mejora la resistencia y la velocidad en general. Con aumento del trabajo de grupos musculares para desarrollar la fuerza (glúteos e isquiotibiales). Necesario para compensar y prevenir sobrecargas y lesiones musculares.

Romper con la rutina

4. Salir de la "monotonía" del entrenamiento en zonas conocidas y la posibilidad del entrenamiento en grupo con su consecuente motivación.

5. Trabajo de un levantamiento casi "inconsciente" de las rodillas. Aumento de la ayuda de correr y mover mejor los brazos y del apoyo del pie sobre el suelo. Poco a poco iremos creando patrones mecánicos más eficaces y con mayor ahorro de energía, retrasando por consiguiente el cansancio.

6. La satisfacción que conlleva marcarse un reto antes de un entrenamiento nunca realizado. Confianza por superar un nivel de dificultad añadido como es el de hacer un entrenamiento en cuestas.

Cuestas a tu medida

7. Puedes adaptar las sesiones a las necesidades de las programaciones de entrenamientos. Distancias y terrenos con cuestas que estén a tu alcance. Cuestas más inclinadas y cortas de hasta 200 metros para trabajar la potencia y la fuerza. Las más largas a partir de 400 metros para desarrollar la capacidad aeróbico y el trabajo psico-físico de dureza mental que puede plantear este tipo de sesiones.

8. Adquisición de confianza a la hora de enfrentarse a retos competitivos. Cuando tengamos que sufrir en los tramos más duros de una prueba, tendremos nuestro organismo y mente preparados para este esfuerzo. Tendremos esa fuerza necesaria para superar esos duros tramos.

Nuestra cabeza nos recordará que ya hemos pasado por ese dolor de piernas. Entrenar con constancia nos prepara y ahora en la competición toca echar el resto.

Técnica

9. Tratar de realizar una zancada o técnica de carrera más “económica” en los tramos más inclinados. Pero eso sí sin nunca perder la posición de tu cuerpo ni echar la vista demasiado al suelo. Corriendo con concentración en la respiración acompasada y en llevar una fluidez en los apoyos de tus pies. Objetivo: no realizar un excesivo gasto energético y evitar perder velocidad y ritmo durante el entrenamiento o carrera.

10. Intentar que los tramos de bajadas, cuando son sesiones de entrenamientos por repeticiones en la misma zona y distancia, sean activos. Realizar esas bajadas al trote.

Con lo que conseguiremos una recuperación activa y un desarrollo de la capacidad aeróbica más prolongada. Esto siempre y cuando la inclinación del tramo de la cuesta nos lo permita.

Añadir un comentario

Iniciar Sesión

¡Producto añadido!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y tu experiencia de compra.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.