Visita Beurbanrunning.com en ShopMania

El Reto y el Rito de Correr Un Maratón por Julieta París

Fecha: 20/03/2019 10:53:18
Categorías: Comunidad Urban

"Cuando llegues a meta, te descubrirás en tu más esencial naturaleza, un ser emocional. No podrás pensar, no podrás razonar. Solo podrás sentir. Así que, siéntelo."

Se acerca la fecha

El próximo 26 de Abril, miles de personas invadirán las calles de Madrid para cumplir el rito de correr un maratón.  Ataviados con lo que considerarán el mejor calzado posible, la mejor ropa deportiva, la más puntera tecnología para medir pulso, pasos, calorías y “fuel”, los gps más punteros y mejor alineados para calcular recorrido y distancia con la mayor exactitud posible.

Cual guerrero preparado para la batalla, pero también con similitudes con un monje en ayuno, estos y estas valientes, habrán cuidado su alimentación (algunos más que otros, pero todos sin duda los últimos días antes de la gran cita…) sus hábitos de ocio y descanso estarán coordinados con sus últimos entrenamientos para responder con la mayor dignidad posible a esa cita consigo mismos.

No es sólo una cita con el asfalto, o una cita con un reto. La persona que decide correr una maratón tiene una importante y crucial cita consigo mismo, con sus dudas, con sus límites, con sus posibilidades, y con sus potencialidades.

Cada corredor es diferente

Muchos de ellos (y ellas, por supuesto, correr es un deporte que no entiende de géneros…) se enfrentarán a la distancia por primera vez.

Otros, coleccionarán participaciones en maratones como antes coleccionábamos llaveros.

Unos correrán por sí mismos; otros, por alguien que no puede, como si correr una maratón fuera hoy el equivalente a la ofrenda o la plegaria por aquellos que enfermos, lesionados, o convalecientes, no pueden enfrentarse a la distancia.

Pero todos, todas, sin excepción, estarán emocionados. Llámalo expectación. Ilusión. Respeto. Miedo. Incertidumbre. 

Y todos, sin duda, están y estarán emocionados ante el reto. Ante lo que significa correr un Maratón.

Porque no nos engañemos. Una maratón es un reto, pero también un rito. Precisamente un Rito de Paso, la transición de un estado a otro en la vida de una persona.

Cuando llegues a meta, no serás el mismo de hace 42.195 metros

Cuando llegues a meta, te descubrirás en tu más esencial naturaleza, un ser emocional.  No podrás pensar, no podrás razonar.  Solo podrás sentir. 

Así que, siéntelo. Al entrar a meta, lo verás todo distinto. Lo que te preocupaba hace unos días habrá dejado de existir. No pensarás en recursos ni en soluciones, porque aceptarás las cosas como son.

Al cruzar la meta, te darás cuenta de que tu sueño es ya un hecho que dará paso a un recuerdo que te acompañará siempre. Si es tu primer maratón, el símbolo de lo conseguido te acompañará durante mucho tiempo… y un muchos contextos de tu vida.

Hasta el punto que en momentos de duda, incertidumbre, períodos duros o difíciles, te sorprenderás a ti mismo diciéndote: “pero yo fui capaz de correr más de cuarenta kilómetros seguidos…” .

Por eso decimos que el Maratón puede ser el equivalente en algunos aspectos a un rito de paso, porque instaurará los efectos en tu vida de la firme determinación y la fuerza de voluntad, y cómo hacen muchos ritos, te enseñará a manejar el dolor.

Reflexiona sobre lo que has hecho

El maratón representa una lucha contigo mismo, una negociación contigo mismo de hasta que punto de dolor, molestia, cansancio… estás dispuesto a soportar.

Al contrario de lo que nos pasa muchas veces “fuera del asfalto”, sentirás que tienes el control de tu cuerpo, de tu mente, de ti mismo. Aprovéchalo.

Y por todo lo anterior, pagarás un precio, dulce, pero un precio:  Y es que, y a partir de ahora, ya siempre querrás más… más kilómetros, más velocidad, más certezas de que te pareces a lo que te gustaría ser.

El reto de conseguirlo se redefinirá en el reto por repetirlo. Como buen rito, además, entrarás en un grupo especial, con identidad propia, más allá del grupo de los “runners”, el de los que consiguieron la gesta, el verdadero rito, porque si lo piensas, todas las distancias y carreras a las que te has enfrentado hasta hoy han sido un medio, un entrenamiento para el gran reto.

Porque ya estás. Ya está aquí. Vívelo con consciencia. Siéntelo. Fluye en cada zancada. No pienses, siente. Tu cabeza ya sabe que sabes, tu cabeza ya sabe que puedes.

Correr larga distancia es un tipo de trance

Así que no intentes controlarlo todo; recuerda y confía que tu cuerpo ya sabe lo que tiene que hacer…

Esas tiradas largas los domingos de invierno, tus series al final del día, tus farleks, las salidas con amigos, los descansos activos, todas esas “10k” y medias… están en tus piernas, en tus zapatillas.

Tu cuerpo sabe lo que tiene que hacer, si no piensas, él sólo sabrá instaurarse en tu ritmo “de crucero”, en tu ritmo cómodo.

Sal, colócate, ubícate en tu ritmo cómodo….

Y Siente. Siéntete.

Y disfruta.

Julieta París Psicóloga del Deporte. (colaboradora RFEA) Antropóloga. Directora del Master en Alto Rendimiento y Coaching Deportivo de ISEP (Instituto Superior de Estudios Psicológicos) Urban Runner

Añadir un comentario

Iniciar Sesión

¡Producto añadido!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y tu experiencia de compra.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.