De Madrid al cielo (parte 2)

Por Alberto Navarro, Comunnity Manager en Urban Running.

El entreno a un mes de la carrera

Solo faltaba un mes para la carrera y recibí de mi amigo un WhatsApp con una rutina de entrenamientos para correr una maratón, esta rutina era para hacerla en tres meses…

Rafa me dijo: “Nos viene perfecta, los entrenos de un mes los hacíamos en una semana y nos sobra una semana para relajarnos”.

Nos pusimos “más o menos”serios con los entrenos, preguntando a gente que ya había corrido una maratón, monitores de gimnasio, lo que leíamos en Internet, etc.

Lo de la alimentación ya era distinto, no nos podían tocar nuestros platos de cuchara y la hora del vermut.

La semana de antes se iban dos amigos a Sierra Nevada a esquiar y yo tuve la “fantástica” idea de irme con ellos, que hay mejor que esquiar sobre “aguachirri” ya que esa Semana Santa había caído muy tarde y quedaba ya poca nieve. Gracias a Dios no me lisié.

Corre y no mires atrás

Llegó el día, Rafa se había quedado en mi piso a dormir para ir juntos para la carrera.

Desayuné lo que desayuno normalmente, y unas sales que había traído él (mala idea).

Ya estábamos preparados, uniformados con nuestras equipaciones de Urban Runners Club en nuestro cajón. No en el que nos apuntamos (3:30:00) si no en uno que se parecía bastante más al tiempo que podríamos hacer (4:00:00).

Ya de camino a la salida me notaba el estomago un poco suelto, pero fue en el cajón cuando no aguantaba más tenía que ir al aseo corriendo, pero estaban todos llenos. Los élites ya habían empezado, y en ese momento vi unos aseos libres, con solo una mirada el guardia ya vio como estaba el tema y me abrió la verja. Después de eso ya estaba listo para lo que viniera.

Los primeros kilómetros como en toda carrera popular fue difícil correr a gusto.

Pero fue en el momento en el que nos dividimos los de maratón y la media maratón cuando ya pudimos correr más desahogados.
Durante los primeros 27 kilómetros íbamos bastante bien, disfrutando de Madrid y del ambientazo que había.

Fue al entrar a la Casa de Campo cuando me dió flato. Al decírselo a Rafa me dijo: “na, eso se te pasa ahora mismo”y tuvo razón. Al salir de la Casa de Campo ya no sabía por qué kilometro iba, las piernas me iban solas y las cuestas de Madrid me parecían la subida de un puerto de montaña.

Empezabas a ver gente andando y te daba por pensar “¿y por que yo no soy uno de ellos ?””¿Qué hago yo corriendo, si hace medio año odiaba correr?.

En ese momento es cuando estar junto a un amigo hace mucho, cuando uno tira de otro. Teníamos la siguiente meta en el Calderón (39 más o menos), hasta allí me llevo Rafa, pero ya no podía más y le dije que tirara, y que nos veíamos en la meta.

Madrid y sus cuestas me estaban matando, pero tenía que acabarla, yo soy así lo que me propongo tengo que acabarlo.

Me estaba acercando a Atocha, el ambientazo era espectacular, la gente te llevaba en volandas, fue justo ahí cuando apreté y pille a Rafa, en ese camino no os voy a mentir, se me cayeron unas lagrimas de la emoción. Pero la euforia duró poco, al ver que no subíamos por Cibeles, que era por Colón fue cuando me dió de nuevo el bajo y baje el ritmo.

Quedaban cuatro subidas hasta llegar a la bajada que te llevaba al Retiro (la meta), al llegar a la tercera cuesta no pude más y di dos pasos andando y fue cuando un chico me dijo “no te pares, pasitos cortos y para arriba”y eso hice.

Mi hermano pequeño que había hecho de reportero toda la carrera me esperaba en la recta de meta, donde gritó mi nombre, pero yo iba en una nube y no me enteré.

Y llegamos

Al cruzar la meta me encontré con Rafa y nos fundimos en un abrazo, sin decirnos nada, no hacía falta, lo habíamos conseguido, terminamos nuestra primera maratón y no una cualquiera, era la Edp Rock´n´Roll Marathon Madrid. En verdad para mí, era la primera carrera que hacía, nunca antes había corrido otra carrera.

Cuatro horas, un minuto y cinco segundos. Nos sentíamos como Zidane al ganar su primera Champions League en su primer medio año en el Real Madrid. Como dicen “De Madrid al cielo”.
Pd. Esto no se debe de hacer, una maratón es una prueba muy dura, se necesita mucho tiempo de preparación y es aconsejable realizarse unas pruebas médicas. Yo, aunque solo llevara 3 meses corriendo, toda la vida he hecho deporte (futbol, tenis, fitness…).

Deja un comentario