CRÓNICA DEL ULTRA TRAIL EN SIERRA AITANA - FINESTRAT (ALICANTE)

Fecha: 18/04/2019 12:25:30
Categorías: Carreras Populares

Publicamos el relato de nuestro atleta ultra trail José Cremades. 120 k.  36 horas desde la salida al cierre de carrera.

Un Ultra Trail de 120 k. El cierre de carrera es a las 36 horas después de la salida . En esta ocasión publicamos el relato de nuestro atleta ultra trail José Cremades. Siempre que me pasa algo negativo, salgo en busca de algún reto personal. Cuando veo que lo supero y salgo victorioso de ello, ya es un ritual ponerme un reto personal para distraer mi mente y mi cuerpo, cerrar heridas pasadas y abrir un nuevo ciclo de lucha sacrificio y esfuerzo.

Así me vi envuelto en este gran reto para acabar el 2015 por todo lo alto a nivel deportivo y personal. Nada menos que hacer un Ultra-Trail de gran dificultad como es el "Desafío Lurbel", una carrera que consta de un recorrido de 120 kilómetros y 7.200 m de desnivel positivo.

Y de repente un reto

Ya sabía que me había metido en un buen lio de dos pares de narices y no era muy consciente del berenjenal. Pero como por venas corre sangre de Cremades y Rabasco menuda mezcla!!! Que no somos cabezones ! Me quedaba organizar el planning de entrenamiento como el que había llevado para el Ultra trail de 70 Km de Botamargues en Octubre y seguir ampliando con entrenamientos más duros y horarios nocturnos.

Cómo prepararte

Estos son algunos entrenamientos que me configuré yo mismo. La Sierra de Crevillente 35KM 2100+ 40km 2.300+ Hacer series al Puig Campana 3.600+ Tirada larga por la Serrella. Bernia hasta 52 km con 3.000+, Sierra de la Romaneta 42km con 2400+ Entre semana con entrenamiento específico en llano y series de cuestas.

Los kilómetros en las piernas acumulados eran buenos pero no había entrenado apenas desnivel y aun que entrene muchísimo no perdí ni un kg. Y lo mejor de todo, no llevé ninguna dieta especial.

Eso sí, comida normal, rica en hidratos de carbono y un par de bocatas para las tiradas largas eso mucha agua y sales. Con todo este volumen de entrenamiento nos plantamos en Finestrat mi compañero y yo. Nos pillamos un habitación en un pueblo cercano, llamado Polop, al lado de Benidorm.

Tengo que reconocer que la semana anterior estuve bastante nervioso tenía un malestar en mi estómago, solo quería que llegara el día y estar en la de salida y esperar que mi cuerpo reaccionara bien . La carrera empezaba a las 6 de la mañana y tenía que levantarme mínimo a las 4, para poder desayunar bien y meterme algo de alimento antes de empezar.

Por culpa de los nervios cometí el grandísimo error de hincharme a comer hasta llegar el punto de estar empachado antes de empezar la prueba…

La salida

Con la mochila bien cargada de todo lo imprescindible (Ropa de abrigo, comida y suplementos) empezó la aventura. A la vez que mi modalidad, también empezaba la carrera de 80km con la que compartiríamos recorrido las primeras horas. Empecé mal, cometí el primer error al salir a ritmo muy alto por el subidón del inicio de carrera. Pero sabía que tenía por delante 36 horas para conseguir el reto.

“IMPRESIONANTE SALIDA CON EL MEJOR SPEAKER DE ESPAÑA”

Nada más empezar teníamos que enfrentarnos a un kilómetro vertical de 3,6 al Puig Campana. Entre Sierra Cortina y el Campana me perdí 2 veces, pero solo 1 km de nada.

El recorrido estaba un poco mal señalizado y me tocó apretar los dientes para recuperar lo atrasado, y para no pillar embudo en la subida y bajada al Puig Campana. Hasta la bajada ya habíamos acumulado 1280+, una dura ascensión. Con la mala suerte que en la bajada se me subieron los dos gemelos teniendo que tirarme al suelo y pedir ayuda planteándome en retirarme de la carrera… y solo era el principio.

Llevaba 17 km pensando en que me quedaban más de 100km y 5.800+ y eso psicológicamente y físicamente te deja muy roto sabiendo que algo no iba bien.

Cometí algún error

A todo esto sabía que me había pasado entrenando y pequé de no ir al fisio una semana antes. Ese fue el segundo error que tuve en la carrera. Solo tenía que improvisar y me vino a la cabeza una situación parecida en un entrenamiento de 52Km y por mi experiencia sé que es estar en una situación de retirarte de la carrera. Curiosamente uno puede ir mejorando, y aún más, empezar a disfrutar pasados muchos km .

Era hora de sacar todo lo bueno y la experiencia que te dan los entrenamientos de calidad. Todas esas palizas a entrenar y el tiempo que le dediqué a esta carrera que era de un solo día. Recordé entonces el entrenamiento de Bernia a la cabeza y ese día salimos hacer 52 km y llevando 19 km se me subieron los gemelos y paré unos 15 min. y bajé el ritmo y volví a ser el de siempre.

A seguir

Pasando las horas y mi cuerpo respondía de forma positiva hasta que en el avituallamiento del punto 30 nos bifurcamos las 2 modalidades y nos quedamos solo lo de 120Km. La afluencia de corredores disminuyó drásticamente y los siguientes kilómetros los realicé casi siempre con un compañero que hicimos muy buenas migas. Se trata de Casto Juan Recio, que es un fuera de serie y al que ya conocía como gran deportista y mejor persona.

Mi mayor miedo era ir lo suficientemente rápido y no poder terminar la prueba por culpa de una subida de gemelos. O tener que afrontar la difícil bajada del Barranco de Monesillo estando tocado de gemelos. Es muy técnica, y si le sumas que yo no le tengo mucho respeto a los descensos por qué es lo que más me gusta del trail. (Será por mis experiencia esquiando por pistas negras en juventud de niño).

Avituallamiento

Afortunadamente no fue lo último que realicé de día y conseguí llegar al avituallamiento de Confrides pero llevaba una hora con los pies mojados al caer en un río. Solo había una piedra de apoyo pero estaba mojada y era una ruleta rusa y me tocó. Solo podía pensar en llegar al avituallamiento de Confrides y pedir unos calcetines de repuesto y ponerme ropa de abrigo para cuando se hiciera de noche.

Confrides marcaba el kilómetro 68 del recorrido y ahí nos esperaba la segunda bolsa de vida donde tenía guardada la ropa de abrigo. Después de reponer fuerzas a base de un plato de macarrones a la bolognesa que supieron a gloria y de abrigarme para afrontar la fría noche (tardé unos 20 minutos) afronté la famosa subida a Aitana ya con el frontal en marcha.

En este punto del recorrido decidí juntarme que muy gustosamente con Yolanda Caballero, Jorge ,“Lurbel”, Juan Casto y Jose Manuel, hijo de Yolanda. Hicimos un gran Equipo entre todos nos ayudemos mutuamente y tiremos unos de otros como si fuéramos familia, la experiencia fue inolvidable ¡Gracias chicos!.

Salvo los últimos 2,6 kilómetros, la subida fue bastante distendida, discurriendo por senderos muy cómodos. Las vistas en la cumbre acompañadas con el reflejo de la luna llena sobre el mar eran espectaculares. Pero no había tiempo de comodidades, nos esperaba un duro descenso de la Sierra Aitana sobre terreno rocoso y escarpado habiendo mucho hueco entre las piedras para poder doblarse un tobillo fácilmente.

Y concluimos la bajada exitosamente sin incidentes, muy tranquilos, con muchísima cabeza pensando siempre en terminar el objetivo y ante todo asegurar la carrera .

Supero mi record de distancia

Llegando al avituallamiento de Port de Tagarina ya había superado mi record de kilómetros seguidos que estaba en 75km. Sabía que me esperaban 45km más por delante. Pero gracias a los entrenos en esa parte del circuito, me quedaba lo que más conocía y estaba muy contento.

El cuerpo respondía bien hasta que llegamos a la última zona de descanso en Sella (90). Aquí ya llegué muy bien de piernas, y me pegó un subidón y una alegría enorme, me dije - "Llevas ya 90km, échale el resto disfrutando, por haber sido muy conservador y haber pensado con la cabeza y no haber tirado hasta reventar para poder llegar a meta".

Así que sin parar mucho para no quedarme frío, volví a emprender el camino con una alegría de oreja a oreja y animando al compañero que lo requiriese en ese momento.

Se acerca el final

Los últimos 30km los hicimos un poco lentos para que no se quedara nadie del grupo de noche tirado, aprovechando a tirar en las subidas y falsos llanos. Pero teniendo que ir muy despacio en los descensos ya que era muy peligroso y más conociendo la zona que era muy técnica. En estas carreras, aparte de físico, también hay que saber sufrir.

Después de tantas horas es imposible que no te duela nada. Pero saber contrarrestarlo es la clave del éxito. Para poner el broche final a semejante experiencia en el ultra trail, en el último descenso en la Sierra de Orcheta ya con Finestrat de fondo solo quería correr y correr para poder llegar sabiendo que lo había dado todo.

Pero pensé que rompería ese grandísimo grupo que me había guiado hasta la victoria y me relajé.

Y llegamos

Y empecé a notar las sonrisas en el rostro de mis compañeros y se nos fue contagiando hasta la llegada a meta que entramos los 5 cogidos de la mano! Con una espectacular carrera ya en nuestros corazones, en ese momento se te pasa por la mente todas las horas anteriores y cuando te preguntabas si realmente valía la pena. ¡Si señores! ¡Así es, vale muchísimo la pena!

Sobre todo por el momento de cruzar la meta, girar la cabeza, observar el cronometro que marca 22 horas, y darte cuenta de que TÚ has sido el que lo ha logrado. Solo por ese momento, ya ha merecido la pena.

Muchos se preguntarán si de verdad vale la pena llevar el cuerpo a ese límite. No hay que buscar respuestas, simplemente cada uno hace lo que realmente le llena y en estos momentos yo disfruto con esta afición. Se puede llegar a entender o no, pero nunca criticar o poner en duda el esfuerzo de los demás.

Desde aquí quiero volver a agradecer a mis compañeros de equipo su apoyo y por introducirme en este sacrificado mundillo. Aunque dudaran un poco de si lo conseguiría... lo entiendo, el primero que tenía serias dudas era yo. También quiero dar la enhorabuena a mi guía Juan Casto, Jorge Lurbel, Jose Manuel y a Yolanda Caballero, por la primera posición en su categoría.

Y sobre todo, agradecer de corazón el apoyo incondicional de mis "Los Machacas" que me acompañan haya donde va cualquier compañero. Ellos sufren más que yo con estas carreras pero en ningún momento han puesto en duda lo correcto mis acciones.

Tiempo: 22:08 Clasificación General 53 Clasificación Categoría Veterano A 22 PD.

Desde el equipo de BeUrbanRunning queremos felicitar efusivamente a José y a sus compañeros por el reto conseguido.

Añadir un comentario

Iniciar Sesión

¡Producto añadido!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y tu experiencia de compra.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.