Filtros

Tipo de producto

Precio

0,00 € - 290,00 €

Peso zapatilla

110 - 390

Tallas Calzado

Color

Sexo

Correr un ultra | Crónica Transilicitana 2017 104K

Fecha: 16/04/2019 14:38:12
Categorías: Carreras Populares

El año pasado me emocioné en la Transilicitana, me emocioné con vosotros. Éramos cinco chalaos que nos íbamos por ahí a pasar el sábado y un rato del domingo.

Cuando os vi subir del entrenamiento en el río para estar con nosotros en la salida y transmitirnos vuestra fuerza fue un chute de energía. Aún me acuerdo cuando llegué a los karts y, sin esperármelo, os vi allí, chillando como locos.

Cuando flaqueaba por la noche, -era mi primera carrera fuera del asfalto, y nunca había hecho mas de 42 kilómetros-, miraba el móvil, y me ponía las alas. Alas que nos dábais con vuestros mensajes de apoyo. Era la una y media de la madrugada. Una noche muy fría, en la que yo subía las escaleras que daban a la meta, totalmente emocionado por haber acabado mi primera ultra.

Todo ello pensando en que lo primero que haría sería coger el teléfono para llamar a mi mujer y poder compartir esa emoción, pues con las niñas no había podido ir a recibirme. Y, de pronto, cuando iba asomando la cabeza por las escaleras, empecé a escuchar aplausos, gritos, vítores.

Nada más cruzar la meta abrazos, y muestras de cariño. Si alcanzar esa meta es impresionante, poder compartirla con unos compañeros aún más locos que yo, que llevaban allí quien sabe desde que hora sólo para que nos sintiéramos arropados en esa noche tan fría y tuvieramos con quien compartir la gesta fue algo impresionante. Se me están cayendo las lágrimas recordándolo.

Pues resulta que este año ha sido ya demasiado. Como nos habéis cuidado, como nos habéis arropado, como nos habéis querido...

No somos un club, somos una familia

Un club puede ayudar a sus miembros a conseguir su objetivo, pero esta familia consigue que, si yo aún me emociono recordando la Transilicitana 2016, la de 2017 sea inolvidable. Me ha encantado que los Coves hayan llegado a meta este año, para sentir lo que nos hicieron sentir el año pasado.

El corazón verde que me disteis antes de salir, siempre irá conmigo. En mi corazón. Algo tan sencillo como recortar un trozo de cartulina, poner tu nombre de guerra dentro, y hacerlo con cada uno de los guerreros solo indica una cos:a "habrá muchos momentos en los que no te podré ayudar, pero voy a hacer cualquier cosa que se me ocurra para que te sientas acompañado".

Os puedo asegurar que a mí me gusta ir solo, a mi bola, ya me conocéis. Pe,ro desde la primera maratón que hice en Madrid con la camiseta Urban, siempre he sentido una fuerza especial. El poder compartir mis logros con vosotros, el ver como hay un grupo de personas que siempre estamos atentos los unos de los otros, y que cada objetivo conseguido es una alegría de todos, es algo indescriptible.

Pero vuelvo que me estoy yendo. Había una ansiedad en vuestros ojos..... hubiérais sido capaces de hacer cualquier cosa para ayudarnos, pero no podíais hacer más. Imagino vuestra frustración.

Aun así, nos veíais irnos felices y os quedabáis un poco mas tranquil@s.

El antes, el durante y el después

Nuestra foto no fue en el mosaico. No buscábamos un sitio donde hacernos destacar, que nos vieran. Buscábamos donde sentirnos en familia y poder organizar la prueba. Una prueba que habíais organizado por y para nosotros. No me he sentido acompañado, no me he sentido respaldado.

Me he sentido protegido, como la familia protege a sus seres que más lo necesitan. Tuve suerte y en esta prueba no tuve incidentes, si bien es verdad que 6 horas bajo el sol, a 30 grados. Hay cuerpos que lo aguantan y a mí me dejó molido. Pero tiré de experiencia, ante la chicharra reserve toda la gasolina que pude y, a partir de la caída del Sol empecé a trotar con una alegría que incluso tenía que frenarme, pues había que llegar al Km. 80 a tope.

Cuando llegué a los karts ya sabía lo que me esperaba. Mi mujer y mis niñas que no entendían nada pero que se sentían orgullosas de ver cómo su padre era vitoreado por un montón de compañeros. Vuestros ojos, de compasión cuando nos veías llegar ya fundidos y de ilusión cuando veíais que emprendíamos de nuevo la marcha. No sois conscientes de lo que nos transmitís.

Esa mirada nos empujaba de madrugada cuando íbamos arrastrándonos por el Castro. Una familia que protege. Ver a una compañera mirar con rabia al conductor de la ambulancia que me hizo levantarme para moverme medio metro, al grito de ¡No me lo toques!

Qué gran mujer tienes, Elías. Ya a las 9 de la noche, los clubes han cumplido, llevan desde las 10 de la mañana mostrándose y es hora de descansar. Por allá por la Virgen del Corredor. Noche cerrada, 3 bicis que me deslumbran con sus luces, que coño hacen estos por aquí.

Y cuando me rebasan veo el maillot Urban, y les grito. Pero que carajo hacían por ahí dando vueltas ?? Pues cuidarnos, buscarnos y ofrecerse para lo que hiciera falta. Llegué al Avituallamiento del Pantano, eso sí, a tope de ilusión porque la Organización de esta prueba no deja de somprenderme, y para la zona de noche hasta el pantano había desplegado un grupo de Boinas Verdes, para guiarnos en el camino.

Yo fui Boina Verde en la mili y lo seguiré siendo hasta que me muera.

Allí estaban mis hermanos. Llegué al pantano y, como nos podía ser de otra manera, allí estabais vosotros de nuevo, esta vez vuestra mirada era distinta. Estaba la preocupación por nosotros, pero también se veía una paz.... SI, sabíais que era el tramo más duro, de noche, por el Castro, sin poder dar un paso más, muertos de dolor. Pero ya nos conocéis, y sabéis que el dolor más grande es no poder acabar la prueba.

Habíais hecho todo lo que estaba en vuestra mano y ahora solo os tocaba esperar esas larguísimas horas y aguantarnos cuando os abrazáramos llorando.

Salí del Avituallamiento del Pantano, en el Km.78 y me fuí a buscar a mis compañeros, iba mejor de lo que esperaba e intuía que los iba a alcanzar, aunque hubiera preferido que hubieran aguantado la distancia que me llevaban y hubieran llegado antes que yo. Qué manera de sufrir y luchar por vuestro objetivo. En ese último tramo, el crítico, se decide todo. Yo pude guardar energía, y se lo decía a todo el que se cruzaba en mi camino, " a partir del 80 se puede correr muy bien, por el recorrido y por la temperatura" "no te fundas a 30 grados para no poder dar un paso cuando estemos a 15". 80 kilómetros después era la hora de los valientes, la hora de la AMISTAD. Sergio terminó otra durísima carrera rápido porque tenía que llevar a su inseparable Aarón a meta.

Una pena no verte. Antes de llegar al Castro vi al Plumi, se me encogió el corazón, no por ver cómo iba, si no porque su cara decía lo que estaba sufriendo. Sé de su voluntad, pero tuvo que echarle todo lo que tiene y lo que no tiene para subir el Castro, bajarlo y recorrer los 10 kilómetros que faltaban para llegar a meta. Desde luego os puedo decir que viendo su cara en aquel momento ha hecho algo casi sobrehumano.

Lo alcancé, pero llevaba a un gregario de lujo. Rubén Coves, un tipo que acabó lesionado en la Maratón de Sevilla hace tres semanas y se pone de corto a las 8 de la noche para acompañar a un amigo a meta hasta la 4 de la madrugada. Iba bien acompañado, y yo necesitaba acabar lo antes posible después de tantas horas de desgaste, asiesque continué, poco más alante encontré otro binomio, Juanma, que iba tocado con las ampollas en el pie, no se cuantos kilómetros habrá hecho con dolor a cada pisada.

Iba con el corazón más grande que conozco. Un tal Elías, como lo cuidaba. También iban acompañados, éstos si estaba seguro que iban a llegar a meta, asiesque continué. Me recuerdo pegando gritos cuando empezaba a subir la cuesta del Castro "Juanan, ya estamos en la cuesta, después bajar y a casa" no sabía si me oías, pero los de alante se volvían flipados.

En el vituallamiento después de la bajada, allá por el Km. 91 me vi a Javi, sentado y comiendo pasta, la noche deja secuelas y hay que reponer todo lo que se pueda, pero yo tenía unas ganas locas de terminar, por lo que me bebí dos vasos de zumo y a correr hacia la gloria.

Era por el mítico Km. 96, en el Polígono de Carrús, cuando a las 2:30 de la noche diviso una figura extraña entre la neblina, acojonado me voy acercando y cada vez veo mas grande la "U" del chandal de Pérez. ¿A quién coño se le ocurre estar a esas horas, solo, en el cruce del Polígono?

Pues a alguien como él, no busca reconocimiento, no busca valoración, le da igual que la gente no sepa lo maravilloso que es, busca servir al 100% a sus amigos. Ya hizo los 5 kilómetros de liebre para nuestra campeona Irina, da igual, volvió con su mochila llena de cosas que pudieramos necesitar.

Pero lo que necesitábamos era verlo a él ahí. Es una emoción indescriptible, después de 16 horas, comprobar cómo te cuidan. Otra vez me saltan las lágrimas. El año pasado fue una sorpresa veros en meta, pero este año ya sabía que ibais a estar ahí, por eso también me embargó la emoción de saber que había sido capaz de hacer algo que os iba a emocionar. Que pude devolveros todo el trabajo y el cariño que me habíais profesado.

Poder hacer sentir a quien está a tu lado es una de las cosas más bonitas que uno puede hacer. De esto hablamos entre las 3 y las 4 de la madrugada, mil horas después de haber empezado a cuidarnos. -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- Correr un ultra no es precisamente un paseo. Si ya hacer 42 Km supone un esfuerzo prácticamente sobrehumano, enfrentarse a 104, como es el caso de la Transilicitana, requiere valor, decisión y, lo más importante, contar con un buen apoyo, tanto moral como físico.

Este año, hablando con el grupo de AnimaTransIliciUrbans (los Urban Runnners que se unieron bajo iniciativa propia con el objetivo de apoyar a sus compañeros que iban a participar en la Transilicitana 2017), creamos la frase "¿Qué son 104 kms comparados con la fuerza de vuestros corazones?".

[tuit]¿Qué son 104 kms comparados con la fuerza de vuestros corazones? #NuncaCorresSolo[/tuit]

Una frase para transmitirles fuerza y energía que sabíamos que iban a necesitar, además de una organización de lujo para apoyar a nuestros compañeros en esta prueba deportiva con un recorrido de 104 kilómetros por todo el término municipal de Elche con un tiempo máximo de 24 horas para completarla andando o corriendo. Ahora mismo creo que estoy en condiciones de contestar a esa pregunta, aunque en primer lugar, lo justo y que con más fuerza viene a mi mente, son palabras de agradecimiento a todos los que, no solo durante este fin de semana, sino durante el día a día, hacéis que, personalmente, mi corazón sea muy Urban Runner. Esos 104 kilómetros han sido, por un lado 15 minihistorias personales de superación, y por otro, una vivencia totalmente recomendable para los que se quieran aventurar en esta locura físico-mental (eso sí con una óptima preparación).

[tuit]Esos 104 kilómetros han sido, por un lado 15 minihistorias personales de superación #BeUrbanRunning[/tuit]

También, para estar presente, de alguna manera. Tanto si es mostrando su apoyo, viviendo y siguiendo este reto lleno de esfuerzo, constancia, altibajos, confianza, lucha mental, resistencia, paciencia y mucho espíritu de compañerismo... hasta crear vínculos de amistad muy reforzados durante un recorrido muy exigente que combina asfalto, tierra, arena y montaña y a los que hubo que sumarles unas altas temperaturas durante la primera parte de prueba, que endurecieron más aún si cabe y dieron más valor aún a todas esas hazañas conseguidas por todos los valientes que cruzaron la línea de meta o que se aventuraron a tomar la salida.

Los días previos a la Transilicitana2017 estaban cargados de mensajes, ideas, frases, carteles, pancartas, pintadas, organización de mapas y puntos de encuentro bajo un grupo de personas que demostraron apreciar y querer arropar a sus compañeros al máximo, al fin y al cabo es lo que debe de ser y tratamos de transmitir hacia nuestro deporte con ese sello tan nuestro y auténtico como es el "Nunca corres solo".

Esta seña de identidad va más allá de la compañía física en sí en grupo o pareja, para nosotros tiene que ver con el verdadero significado de sentir que correr es compartir y que algo tan individual y personal también se puede adaptar, entender y demostrar que se puede llevar a cabo en equipo y/o de una forma solidaria, cercana y familiar para que desde fuera nos sintamos que estamos acompañando a esa persona con la que nos sentimos identificados o nos gustaría parecernos o vemos un reflejo nuestro en ellos.

Lo digo con el corazón en la mano mientras intento escribir, que ahora es cuando se me salta alguna lágrima tratando de poner en orden la multitud de imágenes, gestos y momentos que hemos vivido este fin de semana. Me pasa como en el Maratón de Sevilla, que mis sentimientos más íntimos saltan a posteriori, a veces guardo demasiado o ese "exceso de responsabilidad deportivo-profesional" me hace ser algo más frío o me retrae para mostrar fortaleza y entereza ante esas personas a las que admiro, comparto pasión-aprendizaje y que cada vez que se ponen un dorsal hacen que mi corazón lata más rápido deseando que todo les salga como merecen y su cara de tensión y brillo de ojos se convierta en satisfacción absoluta al cruzar la línea de meta.

Todos esos momentos, que me hacen empañar algo mis ojos con mucha felicidad, quedarán muy grabados, tanto o como las ilusiones que han creado los TransIliciUrbans2017 hacia muchas personas de su alrededor y que ya han decidido que en 2018 se apuntarán a esta locura deportiva. Para nuestros 15 protagonistas-guerreros de esta hazaña me gustaría tener unas palabras a modo de dedicatoria:

  • Cris Plumita Laosa. Ni con dolores se borra tu sonrisa, porque con ese carácter tan luchador que no te cabe en tu cuerpo y tu capacidad para reponerte nos seguirás brindando momentos de felicidad. Ya sea en el asfalto o en la montaña queda mucha CrisPlumita para rato y de los buenos.
  • Cris Jefesita Martínez. Locura y cordura a la vez, pero siempre optimista, real y extraconstante para hacer MediaTrans con un par de ovarios bien puestos. Tu forma de ver y sentir este deporte demuestra lo que siempre has sido, una gran persona que merece la pena tener al lado de sus compañeros.
  • JuanMa Montaraz Jodar. Espero verte pronto con otro dorsal puesto y me afirmo en que tu debut ha sido a lo grande esperando que 2018 traiga la otra parte de medalla que mereces. Y por qué no alguna que otra carrera compartida junto a tu excelente y querida mujer Paz.
  • Estefanía "la sobri" Canals. Ya sabes que aquí siempre tendrás tu casa y tu rincón en la pista para seguir compartiendo series y kilómetros y disfruta de ese pedazo de premio junto a tu gran tía, la luchaste al máximo siendo una magnífica debutante.
  • David "Experto" Carretero. Hiciste honor a que la experiencia es un grado y a la quinta sigue yendo la vencida y más mejorada siendo un placer volver a verte y tenerte de nuevo para próximos retos, sean del calibre que sean vas a estar ahí al pie del cañón como siempre.
  • Óscar "TrepaBordillos" Olmeda. Y tanto que los trepaste, saltaste y superaste con creces con esa frescura, humor y optimismo que te caracterizan habiendo mucho potencial en esas piernas para las distancias que te propongas.
  • Antonio "Incombustible" Ruz. El elixir de la juventud y la combatividad personificados, con esa actitud jovial y enriquecedora como su veteranía, que le llevó a lanzarse a por esa medalla que tanto quería y consiguió. Esa sonrisa de niño cuando recibiste la medalla y presumías de ella siempre quedará en mi recuerdo.
  • Daniel "Plumi" Parres. Con tanta calidad innata como valor le echa en las situaciones críticas cuando aparecen esos muros que siempre acaba derribando cumpliendo metas. Sufrimos casi tanto como tú, pero siempre sabiendo que lo ibas a dar todo para conseguirlo.
  • Ignacio "Keniata" Vozmediano. Apareció la maldita secuela del dolor en la espalda, pero como buen fondista que lleva dentro peleó sin cesar hasta que el cuerpo dijo basta, que es un hasta pronto porque la Transilicitana seguro que le espera.
  • Javier "Motorcito" Cánovas. Lleva sangre diésel en sus venas y la marcheta es su ritmo preferido mejorando a pasos agigantados en todos los sentidos. Sigues ganando en confianza tras ese gran maratón sevillano y contagiando a tus compañeros de tu responsabilidad y buen saber hacer.
  • Juan Antonio "la fuerza" Gómez. Gracias a esa fuerza y determinación se mantuvo en grupo reforzando el ambiente y tirando de orgullo en los momentos más críticos con esa dureza física que te caracteriza para incluso con ese gran dolor de pies y ampollas seguir devorando kilómetros hasta el final.
  • Elías "Todoterreno" Coves. El compañero elevado a la máxima potencia, esa potencia que gasta en esas piernas de acero junto a la grandeza de su corazón como su estatura, todo un caballero Transilicitano y fuente inagotable de energía y apoyo al grupo en todo momento.
  • Adolfo "El tanque" Rubio. ayer salió y sacó el traje de guerra a partir del km 55 donde se engrasaron las ruedas para allanar el terreno devorando kilómetros en progresión sin parar. Tu aporte de experiencia y saber transmitir calma, seguridad y tensión a todos tus compañeros siguen siendo un valor añadido y que a mí personalmente me ayuda mucho.
  • Aarón "CapiTrans" Sánchez. hizo lo más difícil que fue no abandonar, arriesgó, persistió y sufrió para aguantar molestias estomacales y aun así mejoró su tiempo anterior. Con esa preparación, ilusión y ganas con las que está luchando a conciencia se desquitará más pronto que tarde saliendo todo el trabajo acumulado. Una cabeza muy bien amueblada con un físico ideal para estas pruebas donde brillará con luz propia.
  • Laura "Turbi" Lara. La pequeña de la familia que ayer volvió a demostrar de la pasta que está hecha, puro acero en sus piernas, responsabilidad infinita, le gusta correr de forma libre y con amor por el deporte. Fue a más durante toda la prueba, con una sonrisa por cada avituallamiento por y para ella y los suyos. Ha escrito una gran página en su historia deportiva y superación personal y convencido estoy de que no será la última. Con un paso firme y una zancada potentísima seguirá consiguiendo lo que se proponga tanto en la montaña, en el asfalto o en la pista.

Y cómo no, mención especial para Sergio "Tritu" González, su doble sesión de ayer vale por una TransIlicitana, Rubén "Hermanico" Coves uniendo y unificando para iluminar con su presencia en los kilómetros más duros y Jose Manuel "la Roca" Pérez, demostrando que correr es un deporte de equipo y que la montaña va en sus piernas acompañando y apoyando a sus amigos en primera persona para todo lo que les hiciera falta durante el tramo final de de prueba.

Me faltan unas últimas palabras de agradecimiento a vuestro esfuerzo y a todos los animadores por haber creado un fin de semana tan especial del que todavía seguirán saliendo y creándose emociones motivadoras y conseguir que en cada punto de avituallamiento o parada estuviéramos tan unidos y arropados. Todo esto solo se debe a la fuerza tan especial que lleváis en vuestros corazones y con una frase que quiero dedicaros para contestar a esa pregunta inicial y terminar esta especie de crónica...

"Sois igual o más fuertes que 104 kilómetros porque soñásteis la meta, os lanzásteis con valentía, disfrutásteis sufriendo e impregnásteis en vuestros compañeros la bonita sensación de correr juntos, de ir unidos de la mano, de tenernos pendientes, sufriendo con vosotros y formando parte de vuestra carrera en cada momento. Por ello, debéis sentiros especialmente ganadores y especiales, porque sin cada uno de vosotros nada de todo esto no tendría ni sentido ni parecido.

Por ello y como último deseo os pido… ¡Que sigan corriendo todos nuestros sueños con la misma URC (Unión, Responsabilidad y Confianza) en todos nuestros corazones para cumplir esos sueños igual que perseguisteis la Transilicitana2017, donde nos demostrasteis que vuestros corazones fueron más fuertes, luchadores y constantes que 104 kilómetros….

ENHORABUENA TRANSILICIURBANS!

Añadir un comentario

Iniciar Sesión

¡Producto añadido!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y tu experiencia de compra.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.