¿Es bueno correr en ayunas?

Fecha: 04/04/2019 10:04:38
Categorías: Salud para Deportistas

Conoce las "ventajas" y los inconvenientes de salir a correr en ayunas

Correr en ayunas es uno de los temas que más controversia crea entre los runners. Muchos lo plantean como método para adelgazar de forma más rápida quizá tenga más inconvenientes que beneficios a parte de los riesgos que puede acarrear.

En este post pretendemos aportar algo más de luz sobre el tema e informar para que, quien lo haga, sepa qué es lo que sucede en su organismo.

Ayuno y entramiento running

Consideramos ayunar estar al menos ocho horas sin ingerir ningún alimento sólido. 

Podemos realizar un ejercicio en ayunas a primera hora de la mañana sin desayunar o al final de la tarde si no hemos ingerido nada en las últimas ocho horas aproximadamente. Nuestros músculos usan dos fuentes de energía como combustible.

Ambas actúan de forma simultánea, pero el músculo “prefiere” una antes que la otra. En entrenamientos intensos y de gran demanda energética el organismo tira de hidratos de carbono, y en entrenamientos moderados o cuándo éstos superan la media hora, el organismo tira de grasas.

Nuestra "gasolina"

La primera fuente de energía como combustible, las reservas de hidratos de carbono acumuladas en la glucosa de la sangre, el glucógeno del músculo y el glucógeno del hígado, están limitadas sirviendo en torno a tres horas como máximo de esfuerzo.

La otra fuente de energía, los lípidos o grasas, están presentes en nuestros tejidos y pueden contribuir como combustible casi de forma casi ilimitada.

Por lo tanto,cuando se sale a correr en ayunas, el organismo ya ha consumido casi la totalidad de hidratos de carbono que se almacenan en el hígado. Ya que éstos permanecen como mucho tres horas.  

Así que el organismo para obtener energía recurre a las grasas acumuladas (por eso se dice que se ayuda a definir el músculo).

Si el ejercicio es aeróbico, el organismo usa preferiblemente como combustible los hidratos de carbono y posteriormente los lípidos –grasas-.

Por otra parte, cuando el ejercicio es intenso y rápido, el organismo necesita energía que debería obtener de los hidratos de carbono. En este caso,  como no los tenemos, las grasas serán insuficientes para dotar de energía al organismo de forma tan rápida.  

Y se pueden sufrir hipoglucemias con mareos y desmayos como consecuencias más claras.

Riesgos de entrenar con el estómago vacío

A parte de esto, correr con el estómago vacío puede aportar sensación de ligereza pero también resultar incómodo.  Hará que se altere posteriormente la alimentación por querer comer lo que más apetezca –azúcares y grasas- de forma compulsiva. 

Y ésta es una de las razones por las que se engorda, así que cuidado. También debes tener en cuenta que realizando ejercicios intensos en ayunas podrás deshidratarte más fácilmente.

Correr en ayunas puede estimular a muchos en su objetivo de perder peso rápidamente. Pero puede no ser del todo bueno para nuestra salud. 

Por lo que aconsejamos: - Desayunar correctamente - Dejar pasar un tiempo para hacer una buena digestión - Correr posteriormente.

Con ello, conseguiremos que el organismo tire de cada fuente de energía conforme a sus necesidades en cada momento, optimizando así el combustible para cada intensidad y duración del ejercicio.

Añadir un comentario

Iniciar Sesión

¡Producto añadido!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y tu experiencia de compra.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.