Cómo controlar tu peso en verano sin esfuerzo y mantenerte en forma

Fecha: 11/04/2019 14:24:46
Categorías: Salud para Deportistas

Al acercarse la época del calor, se pone en marcha, en ocasiones de forma obsesiva, una necesidad de perder peso condicionada. Sí, en la mayoría de los casos, nos vemos obligados a lucir un cuerpo perfecto, impulsados por los estándares estéticos establecidos por la publicidad y que son socialmente aceptados.

Hoy os vamos a contar algo relativo al control de peso durante vuestros entrenamientos en verano, y a los nutrientes que nos ayudarán a ello.

Siempre teniendo en mente nuestros límites y, todavía más importante, escuchar a nuestro cuerpo antes, durante y después del ejercicio.

En verano... controla tu peso!

No siempre el impulso por controlar tu peso en la época estival viene predirigido por motivos de salud. Es decir, no buscamos perder peso a favor de las ventajas para nuestro cuerpo de evitar el sobrepeso.

Más que estar preocupados por cómo nuestro cuerpo puede sufrir a causa del exceso de kilos, nos inquita principalmente la búsqueda de un perfil estético. Por ello, es interesante aclarar que todos los nutrientes que forman parte de los programas de control de peso deben ir acompañados "siempre" de una dieta hipocalórica (baja en calorías); obviamente personalizada y equilibrada.

Además, esta vigilancia por lo que comemos en verano, debe ir acompañada de ejercicio físico diario de no menos de 40 mn por sesión. No podemos dejar de mencionar la existencia de una concienciación social frente a los desequilibrios nutricionales que podemos encontrar en jóvenes y adolescentes excesivamente condicionados por la imagen corporal y que desequilibran su alimentación a favor de las pérdida de peso sin control, lo que induce a posibles deficiencias de nutrientes esenciales.

Qué comer en verano para perder peso

Tras esto expuesto, podemos matizar algunos nutrientes que ayudarán en la gestión de control de peso junto a una dieta equilibrada y entrenamientos diarios. El primer nutriente destacable son los ácidos grasos (CLA). Habitualmente estos nutrientes provienen del aceite de cárcamo, rico en estos ácidos grasos.

No debemos confundir los ácidos grasos conjugados con los esenciales omega 3 y omega 6 aunque los conjugados derivan de la serie omega 6.

CLA se encuentra en forma de diferentes isómeros, concretamente los preparados de ayuda en la gestión del peso cuentan con el isómero cis9, trans11 y trans10 cis12. La cominación de ambos centran su actividad en la estimulación del metabolismo energético con la consecuente reducción de la masa corporal.

Estos estereoisómeros mencionados desarrollan su actividad biológica promoviendo determinadas enzimas responsables de la oxidación de ácidos grasos y su movilización. Ensayos clínicos realizados con los isómeros mencionados muestran el apoyo reductor de grasa corporal al mismo tiempo que apoya las reservas de masa magra muscular.

Este mecanismo deberá ser completado con la sinergia de la coenzima Q10, poderoso antioxidante lipídico que beneficia la producción de energía celular y favorece la actividad metabólica adecuada.

Más opciones

Podemos encontrar otras opciones que contribuyen al control del peso con otro mecanismo de acción, hablamos del Ácido Hidroxicítrico (HCA).

El ácido hidroxicítrico se encuentra en fuentes botánicas tales como Garcinia cambogia. El trabajo de este nutriente, en el tema que nos cupa hoy, es como inhibidor de la lipogénesis, es decir, la conversión a grasas a partir del exceso de calorías de los hidratos de carbono y proteínas.

Este mecanismo es llevado a cabo por el ácido hidroxicítrico previniendo la actividad de una enzima (ATP-citrato liasa) importante en el proceso de lipogénesis. A su vez, aumenta la producción y almacenamiento del glucógeno tanto en el hígado como en el músculo, este hecho es el que relacionamos con el control del apetito, sin afectar al sistema nervioso central ya que no tiene facultades para atravesar la barrera hematoencefálica. En resumen, contribuye al aumento de la termogénesis (conbustión de calorías por calor), bloquea la producción de grasas y es reductor del apetito.

Control de peso en verano

Existen otras formas de apoyar un programa de control de peso veraniego. En este sentido podemos hablar de la gestión transportadora de las grasas, es decir, que pueda llegar a los depósitos grasos naturales del organismo para su utilización, sin favorecer la acumulación en áreas indeseadas.

Esta parcela le corresponde a la lecitina de soja. La lecitina es necesaria para la síntesis biliar, sirve como emulsionante en el cuerpo, interviniendo en la descomposición de las grasas y del colesterol.

En ocasiones plantearse el mantenimiento (o control) de peso, más que pérdida de éste, pasa por digerir y metabolizar adecuadamente las grasas. En este ámbito la lecitina de soja y algunos nutrientes aliados podrán ser de ayuda.

Yodo y vinagre

Algunos nutrientes sinérgicos destacados son el yodo (preferentemente de Kelp, alga parda del género Laminaria) necesario para una correcta función de la hormona tiroidea la cual influye en la eficiencia para quemar grasas y producir energía. Esencial en la concentración de grasa corporal.

El aporte de yodo permite un funcionamiento más efectivo de la función de la tiroides con respecto al metabolismo de las grasas. Si además añadimos pomelo complementamos a la lecitina debido a su utilidad en hiperlipidemia (exceso de grasa en sangre). El pomelo ayuda a reducir el nivel de triglicéridos y colesterol en sangre.

Además ofrece un apoyo depurativo y diurético. El cuarto elemento en este conjunto es el vinagre de manzana, que contribuye a mejorar la digestión de las grasas beneficiando la digestión de las mismas por el organismo. Se comporta junto al pomelo como depurativo y diurético.

De esta manera la lecitina se ve apoyada por el resto de elementos indicados para ejercer un correcto metabolismo graso apoyando así, con carácter general, una dieta de adelgazamiento. Lo más importante de todo para disfrutar de esta temporada de verano en todo su esplendor, y de forma saludable, es que combines nuestra pasión por el deporte, con una dieta sana y equilibrada.

Los excesos se pueden controlar con una completa jornada de ejercicio, disfrutando de la playa, la montaña y cualquier escapada al aire libre, acompañada de los nutrientes necesarios.

Que disfrutes del verano, con mucho deporte y vida sana.

Añadir un comentario

Iniciar Sesión

¡Producto añadido!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y tu experiencia de compra.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.