Visita Beurbanrunning.com en ShopMania

Los beneficios de correr en pareja

Fecha: 11/02/2020 11:06:03
Categorías: Entrenamiento

A veces es mejor hacer deporte acompañado

Cómo empezar a correr en pareja

Después de hacer ejercicio con tu pareja

Decálogo de cómo fortalecer tu relación corriendo en pareja

Si lo puedes imaginar, lo puedes realizar… 

Llega San Valentín y te ofrecemos una visión running de vivir el amor en pareja.

Muchos tenemos claro que correr se ha convertido en una forma de entender y afrontar nuestra vida. Así que vamos a tratar de explicar las razones o motivaciones por las que nos beneficia entrenar con tu pareja.

Que aunque en muchas ocasiones el running se cataloga como un deporte muy individual, puede practicarse de manera conjunta y compartida con otra persona.

A veces es mejor hacer deporte acompañado

Correr en pareja puede servirnos de ejemplo y fuente de generación de vivencias. Igual que en situaciones importantes en nuestra vida hemos deseado tener a nuestra lado a alguien muy importante para que las viviera con nosotros en primera persona y hacerle partícipe de nuestra felicidad.

Por ello es muy bueno el formar un equipo de dos para algún entrenamiento o salida. Podemos empezar sin la mayor de las pretensiones que practicar deporte sin exigencias para la persona que se inicia. Teniendo siempre paciencia con él o ella y animándolo.

Son esos momentos en los que debemos olvidarnos del reloj, del plan a seguir o de los ritmos y en algún momento saltarse las reglas para regalarle a la persona que nos acompaña nuestro tiempo y compañía.

correr con tu pareja

Cómo empezar a correr en pareja

Darle la mano literalmente y que arranque el cronómetro de nuestros corazones a la par.

Ha llegado ese momento de ser los dos quienes miremos por la ventana qué tiempo hace para ver qué ropa seleccionamos del armario y salir por la puerta de casa a la vez con las zapatillas de running puestas y sin rumbo conocido.

Hay quienes desean salir a correr equipados con camisetas y pantalones de running iguales. Tener eso claro y aceptarlo ya es un paso adelante.

La fase más difícil suele ser la de hacer arrancar a la persona que más le cuesta. Una vez en marcha toca sentirse al unísono. Tratando de llevar siempre la misma zancada acompasada, intercambiar sensaciones, realizar algún gesto de complicidad y ánimo como darse la mano mientras se avanza en señal de apoyo mutuo y fortaleza.

Es momento de incluso, si la respiración y el ritmo nos lo permite, poder hablar y comunicarnos, intercambiar nuestro día a día e incluso limar asperezas si entre ambos no ha sido el mejor de los días.

La atmósfera de liberación de endorfinas (son las moléculas de la felicidad) la es la que estrechará nuestros vínculos. Y podrá crear que correr se convierta en otra afición de unión y con mayor empuje de alegría cuando veamos que el esfuerzo por superarse sigue en aumento.

Mientras que poco a poco se van convirtiendo los minutos de carrera en momentos que más tarde recordaremos como aquellas primeras salidas y vivencias cuando nos conocimos.

correr en pareja

Después de hacer ejercicio con tu pareja

Como en cualquier ejercicio físico, al final nos tocará la reconfortante y relajante ducha.

Puede ser un momento fantástico para seguir formando un buen equipo. Comentando las sensaciones de la sesión y ayudando mutuamente a seguir generando un buen ambiente de relax y cariño e incluso ayudando a aumentar la pasión.

Y para terminar de “rematar la faena” una buena y merecida cena como premio al buen trabajo dual.

Llena de salud con ricos alimentos regados por un buen vino para acabar este gran día que esperamos que sea el primero de muchos y más largos e intensos.

Además de todos sus beneficios físicos, hemos de contar con la estabilidad emocional que nos puede aportar este tipo de actividades que podemos dar mayor recorrido planteándonos algún reto mayor en común, bien sea participar en alguna prueba o empezar a realizar más entrenamientos semanales en pareja y con cierta progresión probar por alcanzar alguna línea de meta en conjunto.

Decálogo de cómo fortalecer tu relación corriendo en pareja

Si buscas una forma de compartir vuestro tiempo y emociones positivas (los dos pilares de la estabilidad en una pareja) te dejamos algunas reglas para cuando entrenéis juntos.

Antes de salir a correr establecer algunas reglas sobre qué y cómo se va a entrenar.

  • Hablar y comentar sobre nuestras capacidades deportivas.
  • Y no ser exigentes de acuerdo a lo que nosotros opinemos. Debemos conocer y tener en cuenta lo que nuestra pareja quiere o se propone.
  • Se pueden establecer pequeños objetivos e ir alcanzándolos a modo de motivación.
  • Evita cualquier pique absurdo y/o cambios de ritmo precipitados.
  • Evitar siempre las órdenes y extremismos.
  • No tiene sentido competir cuando las capacidades sean muy distintas. Incluso será bueno al principio combinar el andar rápido con el correr.
  • Quien lleve un ritmo más alto puede motivar al otro explicándole estrategias para ayudarle a mejorar en su entrenamiento. Pero éso solo funciona cuando el de menor nivel lo acepta o lo quiere.
  • Cuando ya se ha salido varias veces es bueno ir cambiando la intensidad de los entrenos. Unos días tocará correr de verdad, otros de sesiones de entrenamiento suaves y otros de trabajo anaeróbico.
  • Evitar presionar al otro. No somos el entrenador de nuestra pareja. Somos su pareja.
  • Si uno de los dos tiene algún objetivo de entreno muy específico, se puede compartir el calentamiento y luego entrenar por separado pero en el mismo recinto o lugar de entrenamiento.

Pues si lo puedes imaginar, lo puedes realizar…

¿Te imaginas cómo celebrarías una llegada a meta si fuese junto a la persona con la que compartes tu vida?

Átate tus zapatillas de running, estréchale la mano y pulsar el start del cronómetro de vuestro corazón porque ya toca empezar a correr en pareja.

Añadir un comentario

Iniciar Sesión

¡Producto añadido!